Internet de las cosas para todos (y todo)

Comencemos aclarando que este post está hecho para todos (no sólo informáticos).

Tengo una pregunta, para quien sea que esté leyendo.

¿Qué tal suena la idea de que con un simple toque a tu smartphone puedas llavear las puertas de tu casa?

¿Y si te digo que podés prepararte un café unos minutos antes de llegar a casa, desde el bus o el automóvil? Incluso podés prepararlo antes de despertarte :)

Si, eso es posible. Gracias al Internet de las Cosas.

El Internet de las Cosas, Internet of Things o IoT (lo llamaremos asi en el post, por sus siglas en inglés) es un concepto un poco abstracto, pero que ha estado ganando bastante popularidad en los últimos años. La idea que intenta representar queda bastante bien ilustrada por su nombre: cosas cotidianas que se conectan al Internet.

La idea detrás del IoT es que la Red llegue a todo tipo de cosas, no solamente a dispositivos electrónicos como smartphones, tablets, portátiles, televisiones, etc. que hoy día ya se conectan de forma habitual. Esta tecnología y el concepto de la misma es un tema en crecimiento, que tiene un gran potencial de impacto no sólo sobre la forma en que manejamos nuestros recursos, sino en cómo vivimos y trabajamos.

Ya brevemente explicado qué es esto, te voy a contar sobre las aplicaciones en crecimiento constante del IoT.

alt

  • La industria de producción en masa: la maquinaria que se encarga de controlar los procesos de fabricación, robots ensambladores, sensores de temperatura, control de producción, todo está conectado al Internet en cada vez más empresas.

  • Control de infraestructura urbana: control de semáforos, puentes, vías de tren, cámaras urbanas. Cada vez más ciudades implementan este tipo de infraestructuras basadas en el IoT, que permiten monitorear el correcto funcionamiento de sus estructuras.

  • Control ambiental: una de las áreas en las que está teniendo más éxito, ya que permite acceder desde prácticamente cualquier parte a información de sensores atmosféricos, meteorológicos, y sísmicos.

  • Control del uso de los recursos: aquí se trata de evitar la contaminación innecesaria del ambiente y el desperdicio de los recursos, como el agua y la energía eléctrica. Cada vez existen más productos que podemos controlar gracias al Internet de las cosas, como lavarropas, heladeras, ACs, filtros de agua, inclusive lámparas/luces, entre muchos otros.

  • Sector salud: cada vez más clínicas y hospitales alrededor del mundo confían en sistemas que les permiten al personal de salud monitorear activamente a los pacientes de manera ambulatoria y no invasiva (shoutout to SIMPLe).

  • Entretenimiento y consumo general: aquí hablamos del crecimiento en masa de los productos que implementan el IoT para ofrecerle comodidad al consumidor, incluyendo juegos/juguetes de niños!

Bueno, tampoco venimos a decirles que con el Internet de las Cosas todo es azúcar y flores.
alt

Una de las mayores preocupaciones (si no es la principal), es la seguridad y privacidad de los datos de los usuarios.

Los datos que guardan los dispositivos con esta tecnología son altamente codiciados, ya que aportan información del comportamiento cotidiano y los hábitos del usuario. Si esta información cae en las manos equivocadas, se expone al usuario (personas y/o empresas) a todo tipo de crímenes informáticos, incluyendo el espionaje.

alt

Hoy en día, existen muchas maneras de proteger los datos registrados. Para evitar la filtración de la información del usuario, generalmente se realiza el cifrado y la encriptación de datos antes de que sean almacenados (este tema se merece un post completo, por lo que no adentraremos en el mismo aquí).

Bien sabemos que no todo es perfecto y que siempre hay cosas que mejorar, incluyendo la seguridad del IoT, pero no por esto debemos cerrarnos a la utilización e implementación del Internet de las cosas en nuestro día a día. Al fin y al cabo, a (casi) todos nos gustaría tener el tereré listo al llegar a casa o a la oficina, sin necesitar de una persona que lo prepare por nosotros!